La Codependencia

La situación creada en la familia cuando uno de los miembros padece una adicción, termina por afectar de forma importante a la vida de todos los que conviven con él, de manera que el adicto no es el único que está enfermo, sino que todas las personas más allegadas a él estarán siendo afectadas emocionalmente.
El codepender implica centrar la atención en los estados de ánimo de otras personas, de su conducta, de la manera en que nos trata y de sus estados de ánimo, de una necesidad de estar en contacto para alcanzar un estado de bienestar propio. Por ello, en el campo de estudio de las personas cercanas a alguien que padece una adicción se entiende como alguien que se encarga de cuidar y proteger a un adicto, al grado que se involucra en todos los aspectos de su vida en un intento por salvarlo.
Una persona que padece de esta clase de dependencia hacia una persona adicta experimenta un sufrimiento real cuando presenta recaídas y ante cualquier estado que frustre su camino hacia la recuperación y llega a involucrarse en situaciones conflictivas y a desarrollar conductas que son tan preocupantes como las que presenta el propio adicto.
Los problemas surgidos a partir de las conductas codependientes y la influencia que tienen en la disminución de la calidad de vida de quienes las presentan hacen necesario que se busque un tratamiento y se siga un programa que les permita a los individuos recuperar su salud.

Síntomas generales:

– Sobreprotección (responsabilizarse por el bienestar de los demás, mentir por otros…)
– Necesidad de control (vigilar, corregir, cambiar a los demás…)
– Rescatar (liberar de los problemas a los demás)
– Pérdida de límites (¿Hasta dónde me corresponde? Incapacidad de decir no. Renuncian a sus propias necesidades, etc.)
– Baja autoestima (miedo al abandono, inseguridad, etc.)
– Tolerancia alta (“aguantan” y toleran actitudes de otras personas. Permiten que se les invada)
– Funcionamiento en espejo (por ejemplo: Si él o ella está bien, yo estoy bien; pero si está mal, yo estoy peor)

Si te sientes identificado en lo que has leído, llámanos; podemos ayudarte.

Trastornos de la Alimentación

¿Cómo se desarrolla un trastorno de la alimentación?

Los trastornos de la alimentación pueden desarrollarse por la combinación de varios factores: psicológicos, interpersonales y sociales.
Sentimientos distorsionados, depresivos, ansiedad, etc, así como problemas familiares y/o de relaciones interpersonales pueden contribuir al desarrollo de estos trastornos.
También, La idealización obsesiva por la delgadez y el “cuerpo perfecto”, tan en boga en nuestra cultura también es un factor que contribuye a la aparición de estos trastornos.
Cuando se inician, estos tienden a auto-perpetuarse. Las dietas interminables, atracarse y purgarse son métodos emocionales que utilizan algunas personas para manejar emociones dolorosas y para sentir que poseen el control de sus vidas. A su vez, estas conductas deterioran la salud física, el auto-estima, y la capacidad de autocontrol.
Los trastornos alimentarios más conocidos son la anorexia, la bulimia nerviosa y el trastorno por atracón.
A continuación se detallan las características (criterios diagnósticos) que presentan las personas que padecen uno de los trastornos alimentarios según el Manual de Diagnóstico Psiquiátrico DSM-IV.

Anorexia Nerviosa (DSM-IV):

1.Rechazo por parte de la persona enferma a mantener un peso corporal igual o por encima de un mínimo normal.
2. Pérdida de peso igual o superior a un 15% del peso teórico.
3. Miedo intenso a ganar peso aun estando por debajo de un peso normal.
4. Alteraciones en la valoración del peso y de la silueta corporal: Distorsión de la Imagen Corporal.
5. En las chicas, pérdida de tres ciclos menstruales consecutivos. Se considera que una mujer presenta amenorrea si sus periodos únicamente se dan después de la administración de hormonas (ex. Estrógenos).
Subtipo Bulímico: Durante el periodo de AN la persona presenta episodios recurrentes de sobreingesta.
Subtipo Restrictivo: Durante el periodo de AN la persona NO presenta episodios recurrentes de sobreingesta.

Bulimia Nerviosa (DSM-IV):

1. Episodios repetitivos de sobreingesta compulsiva (atracones).
Un atracón se caracteriza por:
a. Comer durante un periodo de tiempo (por ejemplo, durante dos horas) una cantidad de comida que es superior a la que la mayoría de gente comería durante un periodo de tiempo similar y en circunstancias parecidas.
b. Sentimiento de falta de control sobre la ingesta durante el episodio de atracón (por ejemplo, sentir que no eres capaz de parar de comer o de controlar la cantidad que estás comiendo).
2. Sentimientos de descontrol y culpa en relación a los atracones.
3. Conductas recurrentes inadecuadas para compensar y prevenir el aumento de peso después de los episodios de atracón como el vómito, uso de laxantes, incremento del ejercicio físico o el ayuno.
4. Una media de 2 episodios semanales de ingesta voraz durante un mínimo de 3 meses.
5. Autoestima excesivamente influenciada por el peso y la silueta.
6. El trastorno no tiene lugar exclusivamente durante episodios de AN.

Tipo purgativo: La persona usualmente se autoinduce el vómito o abusa de laxantes i/o diuréticos para prevenir el aumento de peso.
Tipo no purgativo: La persona utiliza otras conductas compensatorias, no purgativas como el ayuno o el ejercicio excesivo pero no se provoca el vómito ni abusa de laxantes i/o diuréticos.

Trastorno por atracón (DSM-IV):

1.Episodios repetitivos de sobreingesta compulsiva (atracones).
Un atracón se caracteriza por:
a. Comer durante un periodo de tiempo (por ejemplo, durante dos horas) una cantidad de comida que es superior a la que la mayoría de gente comería durante un periodo de tiempo similar y en circunstancias parecidas.
b. Sentimiento de falta de control sobre la ingesta durante el episodio de atracón (por ejemplo, sentir que no eres capaz de parar de comer o de controlar la cantidad que estás comiendo).
2. Los atracones se asocian a tres (o más) de los siguientes síntomas:
a. Ingesta mucho más rápida de lo normal.
b. Comer hasta sentirse desagradablemente lleno.
c. Ingesta de grandes cantidades de comida a pesar de no tener hambre.
d. Comer a solas para esconder su voracidad.
e. Sentirse a disgusto con uno mismo, depresión, o gran culpabilidad después del atracón.
3. Profundo malestar al recordar los atracones.
4. Una media de 2 episodios semanales de ingesta voraz durante un mínimo de 6 meses.
5. El atracón no se asocia a conductas compensatorias inadecuadas (p.ej., purgas, ayuno, ejercicio físico excesivo) y no aparece exclusivamente en el transcurso de una anorexia nerviosa o una bulimia nerviosa.

Si te sientes identificad@ con algunos de estos trastornos, conoces a alguien que lo padece o tienes dudas al respecto, llámanos. Podemos ayudarte.

Adicción a las Benzodiacepinas

La medicina, en algunos casos, administra psicofármacos para paliar los síntomas de un trastorno mental, ya sean pensamientos obsesivos, sentimientos de nerviosismo, etc. Existe un gran abanico de medicamentos dirigidos a la psiquiatría, entre los más comunes, podemos destacar las benzodiacepinas.

Qué son y cómo actúan las benzodiacepinas

Este medicamento tiene un conocido efecto sedante y ansiolítico que frena los síntomas de la ansiedad, aunque también se suele recetar para otros síntomas.

Efectos de las benzodiacepinas en el organismo

Este tipo de medicamentos se caracterizan por sus efectos relajantes e incluso hipnóticos. Actúan sobre nuestro cerebro de manera bastante intensa, deprimiendo e inhibiendo los transmisores del sistema nervioso. Este mecanismo produce los siguientes efectos en nuestro organismo:

  • Relajación mental y muscular
  • Efectos sedantes
  • Dificultad para focalizar la atención
  • Cansancio
  • Sensación de calma
  • Mareos
  • Sueño
  • Dificultad para mantener el equilibrio

Efectos a largo plazo de las benzodiacepinas

E uso continuado de las benzodiacepinas, espacialmente si no se hace bajo pauta y prescripción médica, puede producir algunos o varios de los siguientes efectos adversos a largo plazo:

  • Dificultad para concentrarse
  • Lagunas de memoria
  • Deterioro cognitivo
  • Trastorno de ansiedad/crisis de pánico
  • Dependencia
  • Riesgo suicida
  • Conductas autolíticas
  • Insomnio (efecto rebote)
  • Trastornos del sistema inmune
  • Daño cerebral

Efectos secundarios adversos más comunes, a corto plazo

  • Somnolencia
  • Diarrea y malestar estomacal
  • Debilidad
  • Bajada de tensión
  • Mareos
  • Boca seca
  • Confusión

Síntomas peligrosos de las benzodiacepinas

  • Fiebre
  • Crisis convulsivas
  • Visión borrosa
  • Sarpullidos
  • Crisis respiratoria

Benzodiacepinas y alcohol

La combinación de las benzodiacepinas con el alcohol es muy peligroso. Si mezclamos el efecto sedante con la deshinibición y la confusión del alcohol podemos experimentar:

– Lagunas mentales

– Pérdida de la voluntad

– Dificultad de movimiento

– Parada cardíaca

Adicción al móvil o nomofobia

El teléfono móvil cumple cada vez más funcionalidades más allá de la llamada tradicional. Muchas personas sienten que no podrían vivir sin este aparato, personas que confiesan cierta dependencia. El problema real de esta dependencia viene marcado por el sufrimiento que produce cualquier tipo de adicción.

Síntomas más frecuentes de la adicción al móvil o nomofobia

Ansiedad intensa cuando olvidamos el móvil en casa y no podemos consultar las novedades durante algunas horas.

Comunicación excesiva. Se tiende a mantener más comunicación con los amigos a través del móvil que en encuentros presenciales.

Nos roba el tiempo. La persona pasa tanto tiempo ante el móvil que esto afecta a su rutina y a sus compromisos. El orden de prioridades de quien sufre adicción al móvil, convirtiéndose siempre en una prioridad.

Problemas para conciliar el sueño. El móvil altera la rutina de descanso de aquella persona que lo consulta por la noche en más de lo estrictamente necesario. Cambios de humor y dificultades para concentrarse.

Angustia ante una avería del móvil. El no poder utilizarlo, le produce intranquilidad.

Alteración de hábitos básicos, que acaba afectando en sus rutinas escolares, laborales, interpersonales.

Inicio y cierre del día. Lo primero, a primera hora de la mañana es mirar el móvil, y es lo último que hace antes de acostarse a dormir.

Miente sobre su hábito adictivo. Oculta el tiempo real que pasa frente al teléfono móvil a diario.

Aislamiento del entorno

Consecuencias de la adicción al móvil

Esta adicción produce consecuencias psicológicas y sociales al afectado. La dificultad de esta adicción está en dificultad para identificarla y aceptarla, ya que su uso se ha convertido en algo cotidiano en la sociedad en la que vivimos.

La persona que padece este tipo de problema necesita ayuda psicológica para superar su adicción ya que su libertad de acción se ve condicionada por el uso del móvil como núcleo esencial de su día. Esta adicción influye en la conducta.

Como complemento a este artículo, recomendamos la visualización de la “Conferencia sobre los efectos de la pantalla y la tecnología en el cerebro y emociones”, de la Dra. Marian Rojas – Estapé

Adicción a los opiáceos

Los opiáceos han sido usados desde la antigüedad como los más potentes medicamentos contra el dolor, siendo los principales la morfina y la codeína. En la era moderna se empiezan a fabricar los derivados de los opiáceos, entre ellos la heroína, la oxicodona, la metadona y el fentanilo.

El problema es que tanto el opio puro como los derivados naturales y sintéticos tienen un gran poder adictivo.

Síntomas de adicción a los opiáceos 

Al principio de la adicción, los síntomas no son muy notables, pero a lo largo del tiempo se van haciendo más visibles. Podemos dividir los síntomas de la adicción a los opiáceos en tres categorías: físicos, psicológicos y conductuales.

Los síntomas físicos más habituales: 

Manchas en la piel, erupciones

Exceso de fatiga

Somnolencia excesiva (que no desparece)

Contracciones musculares

Disminución del apetito

Alteraciones digestivas

Síntomas psicológicos más comunes:

Paranoia

Depresión

Cambios de humor bruscos

Ansiedad

Labilidad emocional

Síntomas conductuales 

Comportamiento reservado

 Ocultación

 Ausencias

Alejarse de su entorno familiar/social

Síndrome amotivacional

Discusiones

Otras consecuencias del consumo prolongado 

Pérdida del tono muscular

Paro cardíaco.

Confusión generalizada

Coma

Síntomas del síndrome de abstinencia a los opiáceos 

Fiebre y escalofríos.

Ojos llorosos.

Agüilla en la nariz

Inquietud

Dolores musculares

Inestabilidad del estado de ánimo

Taquicardia

Intenso dolor de estómago

Náuseas y vómitos

  • Si te sientes problemas al respecto o conoces a alguien que lo padezca, llámanos; podemos ayudarte!

Adicción al sexo

Podemos considerar la adicción al sexo o hipersexualidad como un trastorno caracterizado por un impulso y una necesidad urgente de mantener relaciones sexuales. La persona adicta al sexo lo busca de manera desesperada, manteniendo relaciones  de riesgo y con una pérdida de control en el acto sexual.

Esta adicción, al igual que otras, puede generar tolerancia y dependencia. Por lo tanto, la persona adicta al sexo puede acabar por no disfrutar de las relaciones sexuales y sentir un gran malestar cuando no está intimando.

Suele ser característico de este tipo de adicción  que el placer, durante las relaciones sexuales, tienda a disminuir (tolerancia) y la sensación de malestar aumenta en los períodos donde no se mantienen relaciones (dependencia).

Síntomas

Podemos preguntarnos cuándo una conducta sexual por muy habitual que ésta sea pasa el umbral de ser considerada normal a patológica. Según el Dr.  Rojas Marcos “Cualquier tipo de obsesión que interfiera en la capacidad de la persona para llevar una vida normal, y que le perjudique en sus relaciones personales y laborales es una patología”.

Esta patología comenzaría a considerarse como tal cuando el sexo deja de ser utilizado como una fuente de placer para convertirse en  una forma de evadirnos de otros problemas, siendo incapaces de dominar el impulso. El hecho de llevarlo a cabo no solo no produce satisfacción, si no que nos hace sentir culpables y aumenta nuestro malestar, entrando en una espiral dónde para disminuir ese malestar volvemos a caer en la conducta que lo produjo.

Este tipo de adicción, también genera una escalada progresiva buscando estímulos cada vez más intensos. El primer paso pueden ser las fantasías, luego se pasa a la masturbación compulsiva y al consumo intenso de pornografía, y cuando esto no es suficiente comienzan las relaciones sexuales sin control, bien con desconocidos o buscados en cualquier lugar como acudiendo a la prostitución.

Este tipo de adicción, al igual que otras, ocasiona multitud de problemas de toda índole: familiares, personales, económicos, de salud…

Si te identificas con estos síntomas o tienes dudas al respecto, llámanos; podemos ayudarte.

Adicción al Juego: Ludopatía

 La  ludopatía   es la adicción patológica a los juegos de azar y las apuestas. Esta adicción consiste en un deseo irreprimible de jugar a pesar de que la persona sea conocedora de las consecuencias nefastas que acarrea.

Síntomas de la adicción al juego

  • Irritabilidad
  • Conducta compulsiva al jugar
  • Obsesión por conseguir dinero, de cualquier forma, para jugar
  • Mentiras y manipulación a su entorno
  • El juego ocupa su mente
  • Necesidad de buscar recompensa inmediata
  • Ansiedad
  • Síntomas depresivos
  • Juega a escondidas
  • Trastornos del sueño
  • Problemas económicos, familiares, laborales, psicológicos, problemas judiciales

Si te sientes identificado con estos síntomas o conoces a alguien que los padece, llámanos; podemos ayudarte.

Adicción al cannabis

Existe la creencia, en un gran sector de la sociedad, de que el cannabis no es adictivo, pero sí que lo es, de echo es una enfermedad médicamente reconocida y se cree que va en aumento en muchos países 

Concretamente, la sustancia que crea la adicción al cannabis es el tetrahidrocannabinol (THC).

Síntomas de la adicción al cannabis

Entre otros podríamos destacar:

  • Irritabilidad
  • Insomnio
  • Falta de apetito
  • Craving
  • Labilidad emocional
  • Ansiedad
  • Depresión
  • Síndrome Amotivacional: disminución del interés por actividades saludables
  • Alteración de la memoria
  • Dificultad para concentrarse
  • Aislamiento social
  • Malestar estomacal
  • Problemas familiares, sociales, laborales
  • Muerte

Algunos efectos del consumo de cannabis

No tienen por qué darse siempre todos ellos

  • Crisis psicótica
  • Aislamiento
  • Enrojecimiento de los ojos
  • Alteración de la percepción
  • Reacción psicótica aguda
  • Aumento del apetito
  • Bajada de la presión arterial
  • Desmotivación
  • Deshinibición

Si tienes dudas al respecto o te identificas con esa sintomatología, no dudes en contactar con nosotros. Podemos ayudarte

Adicción a la cocaína

El consumo de cocaína está habitualmente asociado con ambientes de ocio.

Erróneamente, se ha venido pensando que el perfil habitual del consumidor de cocaína es el de una persona tímida que quiere tener una actitud más sociable en determinados eventos, pero cada vez se extiende más su consumo entre personas que salen de fiesta y quiere bailar o beber durante más tiempo o entre aquellos que la usan para aumentar su actividad y así, el rendimiento o para mitigar los efectos del cansancio. Para algunas personas, la cocaína se convierte en el modo de estar activo y así realizar el trabajo más rápido. No obstante, la adicción a la cocaína suele empezar y acabar de la misma forma: problemas de salud, problemas de relación, cambios en el estado de ánimo, problemas económicos, etc.

Los efectos negativos de consumir cocaína pueden afectar a la salud y al funcionamiento adecuado de la persona en diferentes contextos de su vida

Síntomas del consumo  de cocaína

Destacamos a continuación los más relevantes

  • Ansiedad
  • Taquicardia
  • Sequedad de la boca
  • Verborrea
  • Hiperactividad
  • Falta de apetito
  • Descomposición de estómago
  • Hemorragias nasales
  • Síntomas paranoicos en dosis altas
  • Insomnio
  • Congestión nasal
  • Rinitis

Síntomas de adicción a la cocaína

Destacamos a continuación los más relevantes

  • Consumo de dosis mayores a las planificadas
  • Abandono de actividades importantes por consumir la sustancia
  • Dificultad para adquirir responsabilidades
  • Pérdida de peso
  • Pérdida y/o disminución del sentido del olfato
  • Aislamiento social
  • Problemas sociales, familiares, laborales
  • Craving
  • Irritabilidad
  • Irascibilidad
  • Suspicacia
  • Problemas económicos

Adicción a las drogas

¿Qué es la adicción a las drogas?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), una adicción es una enfermedad física y psicológica que crea una dependencia hacia una sustancia, actividad o relación.

Concretando, podríamos decir que  la adicción a las drogas es una condición en la que un individuo se compromete en el consumo de una sustancia que genera  efectos gratificantes,  proporcionando un incentivo para continuar con ese comportamiento de consumo repetido a pesar de las consecuencias adversas.

Está científicamente demostrado que tanto las sustancias como las conductas adictivas comparten una característica neurobiológica clave: la activación intensa de las vías cerebrales de recompensa y refuerzo.

Pero, ¿cómo funciona ese sistema de recompensa?

Pincha en el siguiente enlace para descubrirlo:

http://www.psicologiayconducta.com/sistema-de-recompensa-drogadiccion

Consecuencias de la adicción y el consumo de drogas

Hoy en día, parte de las muertes, enfermedades, accidentes u otros pueden ser causados por el abuso de sustancias. La dependencia a las drogas prolongada en el tiempo interfiere en la vida de la persona y tiene efectos en casi todos los órganos del cuerpo humano.

Teniendo en cuenta que cada droga tiene efectos dañinos característicos, señalemos los más comunes

Consecuencias biológicas

  • Daño del sistema inmunológico
  • Náuseas, vómitos
  • Daño en el sistema cardiovascular
  • Daño del hígado
  • Déficit atencional/memoria
  • Daño cerebral permanente
  • Muerte

Consecuencias sociales

  • Pérdida de empleo
  • Problemas económicos
  • Problemas relacionales (personales, familiares, laborales…)
  • Pérdida del hogar
  • Conductas riesgosas
  • Problemas con la justicia

Consecuencias personales

  • Problemas familiares
  • Ruptura de pareja
  • Problemas psicológicos (ansiedad, depresión, psicosis…)
  • Desestructuración familiar

En posteriores publicaciones, veremos las características más relevantes de las adicciones más comunes, como ya vimos en la publicación de “La adicción al alcohol”.