Trastornos alimentarios en adolescentes: cuando un hijo deja de comer

trastornos alimentarios

La adolescencia es un momento único, lleno de cambios físicos, emocionales y sociales. Precisamente en esta etapa, comienzan la mitad de las enfermedades mentales, según la OMS. Es un momento crítico para el desarrollo de los trastornos alimentarios, derivados de los cambios en el cuerpo durante la pubertad y la búsqueda del “cuerpo perfecto”.

Muchas familias no saben cómo actuar cuando un adolescente deja de comer o cuando comienzan los vómitos tras los atracones. Es importante observar los patrones de alimentación para descartar que la inapetencia sea pasajera. Una vez detectado el problema, es fundamental tener un diagnóstico lo antes posible para hacerle frente.

Los principales trastornos alimentarios son la anorexia, la bulimia y el trastorno por atracón. Todos ellos son muy diferentes y están causados por diversos síntomas.

trastornos alimentarios

Las causas de los trastornos alimentarios no están aún definidas clínicamente. Normalmente, las personas que padecen alguno de ellos se sienten molestas con su cuerpo o con su vida. La presión de la sociedad en torno a los estándares de belleza centrados en la delgadez, contribuye a generar el problema.

Síntomas de los trastornos de la alimentación

Los trastornos alimentarios se desarrollan por la combinación de distintos factores psicológicos, interpersonales y sociales. La ansiedad, la depresión, la soledad y los problemas familiares o para relacionarse pueden desencadenar el desarrollo de alguno de los trastornos.

La preocupación constante por mantener un peso bajo, el miedo a “coger unos kilos de más”, la imagen corporal distorsionada y los vómitos tras los atracones son los síntomas más habituales en los trastornos de la alimentación.

anorexia

Es importante diagnosticar un trastorno alimentario a tiempo porque estos tienden a auto-perpetuarse. Las dietas continuas, las purgas o los atracones, se convierten en algo habitual en la vida del enfermo.

¿Cómo ayudar a un hijo con problemas alimentarios?

La adolescencia es un momento clave para procurar un bienestar psicológico que proporcione a nuestros hijos una buena salud física y psíquica en la edad adulta. Promover unos hábitos sociales y emocionales saludables es fundamental. Lo primero es generar buenos hábitos de sueño y ejercicio físico. Además, es recomendable trabajar las habilidades para las relaciones sociales y la gestión de las emociones.

Si ha detectado un problema relacionado con la alimentación, hable con su hijo o hija, comparta su preocupación y hágale saber que juntos pueden encontrar una solución. En esta situación, puede encontrarse con la negación del problema por parte del adolescente, por eso es importante que le entienda, que comprenda los cambios a los que se enfrenta y sepa escucharle.

Depresión: ¿Cuáles son sus síntomas?

depresion

La depresión es ya el trastorno psicológico que más afecta a la población occidental, en su mayoría, a las mujeres. Los expertos estiman que una de cada cinco personas sufrirá depresión en algún momento de su vida. Reconocer los síntomas y tener un buen diagnóstico es fundamental para superar esta enfermedad.

Las causas de la depresión son tan diversas como las personas y, en muchas ocasiones, se confunde una depresión con una situación o estado depresivo motivado por diversas causas como la muerte de alguien querido, la pérdida del trabajo, no poder tener hijos o cualquier otra circunstancia vital.

Síntomas depresivos más habituales

La depresión se caracteriza por una tristeza patológica, la apatía, la anhedonia (incapacidad para reaccionar a estímulos habitualmente placenteros, la desesperanza, el decaimiento, la irritabilidad y la sensación subjetiva de malestar e impotencia ante las situaciones vitales.

depresion

Padecer algunos de estos síntomas no significa, necesariamente, que alguien sufra una depresión. Es interesante. en este punto, hacer referencia a las diferencias entre un rasgo, un síntoma y un síndrome. En el ámbito de la salud, un síntoma es una señal de alerta que da el cuerpo; un síndrome es un conjunto de síntomas que se dan juntos y que han sido identificados como un cuadro clínico; y un rasgo es constructo, que existe pero tiene una definición controvertida.

Síndrome Depresivo

Una vez aclarados estos conceptos, tengamos en cuenta que una persona puede tener uno o varios síntomas depresivos, pero eso no significa, necesariamente, que padezca una depresión. Para padecer un Síndrome Depresivo, se tienen que cumplir varios criterios diagnósticos (como tiempo, intensidad, frecuencia, edad del paciente, número de síntomas padecidos, etc), estipulados ya en los Manuales de Diagnóstico Psiquiátrico.

depresion_sintomasPor ello es fundamental un buen diagnóstico que determine si estamos ante una depresión, algún otro trastorno psicológico o, simplemente, del padecimiento de esos síntomas, de forma transitoria o puntual, como respuesta a determinadas circunstancias.

Las terapias individuales, de grupo o las actividades para mantenerse ocupado forman parte de los tratamientos para hacer frente a una situación de depresión o, incluso, para prevenir su aparición.

Estrés laboral: la enfermedad del siglo XXI

estres laboral

Llevamos un ritmo de vida muy acelerado y, en ocasiones, frenético. Horarios imposibles, semanas sin poder ver a amigos o familiares, aficiones aparcadas por falta de tiempo o de ganas… Muchas de estas situaciones están derivadas por el estrés laboral.

Algunos expertos lo han llegado a catalogar como la enfermedad del  siglo XXI por el agotamiento físico y mental que puede generar problemas de salud. El estrés laboral, además, puede pasar factura a las relaciones personales, de pareja, familiares y sociales.

Las causas del estrés laboral son bien diversas, desde el volumen desmesurado de trabajo hasta el exceso de responsabilidad, pasando por la falta de reconocimiento, la inestabilidad en el trabajo o el desarrollo de labores aburridas.

estres laboral

Uno de cada tres trabajadores sufre estrés

El estrés en el trabajo afecta al 30%  de los empleados, y la cifra va en aumento, tal y como destaca la última Encuesta Nacional de Condiciones de Trabajo, publicada por el Ministerio de Trabajo. Según este estudio, el 16% de los trabajadores “tiene dificultades, a diario o semanalmente, para conciliar el sueño; un 20% se despierta varias veces cada noche y un 19% se despierta cansado o fatigado”.

Es curioso como el estrés es mayor según el sector profesional. La actividad sanitaria es la que más estrés laboral acumula. Además, según la encuesta mencionada anteriormente, las mujeres y los trabajadores más mayores son quienes más complicado tienen alcanzar un sueño reparador.

Síntomas del estrés laboral

El estrés laboral no perjudica solo al trabajo sino a todos los ámbitos de la vida. Hay diversos síntomas, tanto emocionales como físicos, que nos pueden alertar sobre su aparición y son, entre otros:

  • Ansiedad
  • Fatiga
  • Insomnio
  • Falta de concentración
  • Mal humor
  • Dolor de cabeza
  • Problemas de estómago
  • Taquicardia
  • Tensión muscular

¿Cómo puedo gestionar el estrés laboral?

Existen diversas técnicas para aprender a manejar el estrés laboral, tanto en el trabajo como fuera de él.

estrés laboral

Para empezar, es fundamental priorizar las tareas y administrar el tiempo de trabajo acorde a las posibilidades reales. Además, el principal consejo es comenzar la jornada con las tareas más complicadas para que al finalizar el día, solo queden pendientes las que son más sencillas. Las técnicas de relajación o la música de concentración puede ayudarte a conseguirlo.

Fuera del trabajo, es fundamental tener alguna afición que nos ayude a relajarnos y evadirnos de las tareas cotidianas. El deporte, la música, o cualquier otro hobby nos ayudarán a lograrlo.

Y, en último caso, si no consigues superar la situación de estrés laboral, puedes acudir a un especialista. En Centro DeLuna disponemos de Servicio de Psicología para ayudarte y que aprendas a gestionarlo.

 

 

¿Es realmente sano beber una copa de vino al día?

Alcoholismo

Es un mantra que hemos escuchado miles de veces: “beber una copa de vino al día es bueno para la salud”. Se han llegado a escribir estudios con cierta base científica sobre los beneficios de consumir una copa de vino diaria para fortalecer los huesos, para tener un corazón más fuerte o un cerebro con mejor funcionamiento. Incluso un informe de la Universidad de Alberta, en Canadá, aseguraba en su día que beber una copa de vino al día equivalía a realizar una hora de ejercicio físico. Pero, ¿Qué hay de cierto en todas estas afirmaciones?

Muchas personas están acostumbradas a beber una o dos cervezas al llegar a casa tras un día duro. Otras, se quedan con los compañeros a tomar un vino al salir del trabajo. Esta práctica puede parecer, en principio, inofensiva y hasta saludable pero lo sería si se llevara a cabo con bebidas sin alcohol. Al tratarse de consumo de alcohol, cualquier dosis mínima tiene efectos perjudiciales para la salud. Sí, el mito de la copa de vino diaria para tener mejor vida ha quedado desmontado.

Alcoholismo

Una reciente investigación liderada por la Universidad de Washington y publicada por la revista médica The Lancet, concluye que no hay un nivel seguro de alcohol, ya que los efectos que provoca su consumo comienzan a hacerse patentes tras la ingesta de una bebida al día.

Según este estudio, cerca de tres millones de personas murieron por problemas de salud asociados al consumo de alcohol en el año 2016. Y no sólo eso, una de cada tres personas bebe alcohol, siendo las bebidas alcohólicas el principal factor de riesgo de muerte prematura y discapacidad en personas de entre 15 y 50 años.

Al hacer públicas estas cifras, el director del proyecto declaró que “nuestros resultados muestran que el nivel más seguro de consumo de alcohol es cero”.

37.000 muertos en España por alcohol

Si nos centramos en España, los datos que refleja el estudio son demoledores: el alcohol deja 37.000 muertes al año en nuestro país. De hecho, España se ha entrado ya en la lista de los diez países donde más alcohol se consume diariamente. En concreto, nuestro país ocupa el puesto número nueve de este ranking.

El estudio no diferencia entre distintas bebidas alcohólicas porque entiende que todas ellas son adictivas. Sí se centra en los efectos perjudiciales para la salud desde la primera ingesta. Con ello se refiere a enfermedades cardiovasculares, cánceres e incluso accidentes de tráfico.

consumo_alcohol

La investigación es la más completa realizada hasta la fecha – ha analizado datos de 195 países entre los años 1990 y 2016- y revela que los hombres sufren más los efectos del alcohol que las mujeres.

Puedes consultar el estudio completo aquí.

Y recuerda: si crees que tienes un familiar o amigo con problemas con el alcohol, o tú mismo crees que tu consumo es adictivo, puedes conocer los síntomas y tratamientos disponibles en Centro DeLuna.