Depresión: ¿Cuáles son sus síntomas?

La depresión es ya el trastorno psicológico que más afecta a la población occidental, en su mayoría, a las mujeres. Los expertos estiman que una de cada cinco personas sufrirá depresión en algún momento de su vida. Reconocer los síntomas y tener un buen diagnóstico es fundamental para superar esta enfermedad.

Las causas de la depresión son tan diversas como las personas y, en muchas ocasiones, se confunde una depresión con una situación o estado depresivo motivado por diversas causas como la muerte de alguien querido, la pérdida del trabajo, no poder tener hijos o cualquier otra circunstancia vital.

Síntomas depresivos más habituales

La depresión se caracteriza por una tristeza patológica, la apatía, la anhedonia (incapacidad para reaccionar a estímulos habitualmente placenteros, la desesperanza, el decaimiento, la irritabilidad y la sensación subjetiva de malestar e impotencia ante las situaciones vitales.

depresion

Padecer algunos de estos síntomas no significa, necesariamente, que alguien sufra una depresión. Es interesante. en este punto, hacer referencia a las diferencias entre un rasgo, un síntoma y un síndrome. En el ámbito de la salud, un síntoma es una señal de alerta que da el cuerpo; un síndrome es un conjunto de síntomas que se dan juntos y que han sido identificados como un cuadro clínico; y un rasgo es constructo, que existe pero tiene una definición controvertida.

Síndrome Depresivo

Una vez aclarados estos conceptos, tengamos en cuenta que una persona puede tener uno o varios síntomas depresivos, pero eso no significa, necesariamente, que padezca una depresión. Para padecer un Síndrome Depresivo, se tienen que cumplir varios criterios diagnósticos (como tiempo, intensidad, frecuencia, edad del paciente, número de síntomas padecidos, etc), estipulados ya en los Manuales de Diagnóstico Psiquiátrico.

depresion_sintomasPor ello es fundamental un buen diagnóstico que determine si estamos ante una depresión, algún otro trastorno psicológico o, simplemente, del padecimiento de esos síntomas, de forma transitoria o puntual, como respuesta a determinadas circunstancias.

Las terapias individuales, de grupo o las actividades para mantenerse ocupado forman parte de los tratamientos para hacer frente a una situación de depresión o, incluso, para prevenir su aparición.