Día Internacional de la Felicidad

SER FELIZ

¿Existe una receta para la felicidad?

Realmente la felicidad es algo que todo el mundo desea, pero son pocas las personas que afirman ser felices. Pero…¿por qué nos cuesta tanto lograr ese deseo? ¿De qué depende conseguirlo?

En realidad, la felicidad como estado permanente no existe, sino momentos de felicidad de mayor o menor intensidad, los cuales nos facilitan un equilibrio emocional según el cual podríamos afirmar que, en general, somos felices o, dicho en otras palabras, nos gusta cómo somos y la vida que tenemos. Pero…¿de qué depende gustarnos y que nos guste la vida que tenemos? Pues básicamente depende de nosotros mismos.

Claves básicas para redirigir nuestra actitud en pro de la felicidad:

1.- Vivir el momento presente

Una de las cosas que nos impiden avanzar en positivo es estar anclado en el pasado o depositar toda nuestra energía en el futuro. El pasado, ya pasó y el futuro está por llegar. Si no aprendemos a soltar lastre, nuestro pasado puede llegar a convertirse en una mochila demasiado pesada. Invierte tu energía en aquello del pasado que puedas solucionar y deja que el resto se vaya. Respecto al futuro, ponte metas alcanzables desde un punto de vista realista. El resto del tiempo inviértelo en el presente; el aquí y el ahora, pues es lo que realmente te hará consciente de en qué punto estás y te ayudará a encontrar las mejores respuestas.

2.- Cuestiona tus pensamientos

Nuestros pensamientos son fruto de las percepciones que tenemos de nuestra realidad, las cuales están condicionadas por nuestro sistema de creencias, por lo que no siempre coincidirán con verdades exactas. Es por eso por lo que, ante un acontecimiento, debemos analizar el pensamiento que este nos genera, ya que dependiendo de eso, la reacción emocional varía y, en consecuencia, nuestra respuesta actitudinal ante ese acontecimiento. Si aprendemos a cuestionar nuestros pensamientos, aprenderemos a manejar nuestras emociones y nuestros actos.

3.- Reconoce tus propios logros

Poner nuestros avances o logros en manos del reconocimiento de otros nos hace depender de agentes externos para sentirnos satisfechos. No hay mayor satisfacción que el reconocimiento propio. Cuando hagas eso, el reconocimiento externo puede llegar solo y sin necesitarlo. Verás que, aunque llegue a ser agradable, no es necesario.

4.- Priorízate

Vivir pendiente de los demás nos lleva a menudo a olvidarnos de nosotros mismos. Si no estás pendiente de ti y de tus necesidades, estarás eternamente insatisfecho. Cuando tengas tus necesidades cubiertas será cuando estés realmente preparado para ayudar o atender a otros.

5.- Haz un trabajo de introspección personal

Enfrentarnos a nuestros fantasmas es el primer paso para encontrar la felicidad.

Invierte en ti. Si necesitas ayuda, un profesional puede guiarte en tu camino de superación. A partir de entonces,  podrás descubrir una vida de posibilidades.

6.- Busca el bienestar en tu interior

Es cuestión de perspectiva. Toma conciencia de que eres tú quien elige cómo vivir y experimentar cada situación. Cada momento es una oportunidad para dejar de enfocarte en lo que no tienes y reconocer todo aquello que la vida te está brindando. Enfócate hacia adentro.