La adicción a los hiposedantes: la tercera droga más consumida en España

Dejar las pastillas tranquilizantes es ya una necesidad para más de 775 mil personas en España

Después del alcohol y el tabaco, muchos pensarían que la droga más consumida en España podría ser el cannabis (marihuana y hachís), la cocaína o incluso la heroína. Pero no, la tercera sustancia más consumida en nuestro país, al igual que las dos primeras, también es legal: son los hiposedantes. Tal vez este término no lo conozcas, pero sí seguro que te suenan algunas marcas de tranquilizantes y relajantes como Valium, Trankimazin, Orfidal o Lexatin.

Según el Observatorio Español de las Drogas y las Adicciones, los hiposedantes son, con un 12% de prevalencia de consumo, la tercera droga más consumida por detrás del alcohol (un 77%) y el tabaco (un 40%), y tres puntos por encima del cannabis (un 9%). Se estima que en nuestro país viven hasta 775.762 personas con un consumo problemático de pastillas tranquilizantes y para dormir.

Este tipo de droga es, además, curiosamente la única cuyo consumo se corresponde casi exclusivamente con edades adultas. Mientras que otras drogas tienen edades de inicio de consumo en la adolescencia (el alcohol, por ejemplo, con una media de 17 años), las pastillas para dormir encuentran sus principales consumidores a partir de los 36 años en los hombres y los 45 años en las mujeres. Este factor llevó incluso a la revista Vice a publicar un artículo en marzo de 2017 que tituló “Los hipnosedantes: la droga legal de los padres españoles” en el que llamaba la atención sobre la excesiva medicalización del sistema sanitario español que genera un fácil acceso  a estos medicamentos.

Habitualmente se dispensan con receta, pero los hipnosedantes forman parte de la vida de numerosas personas en España que están lejos de hacer un consumo responsable de este medicamento, sino que se convierte en una adicción que presenta una especial dificultad para ser identificada y, por tanto, tratada en sus fases tempranas. El perfil mayoritario de consumidores de hiposedantes es el de una mujer de entre 45 y 60 años y que encuentra refugio en estas drogas histórica y socialmente relacionadas con las mujeres (antes estaba peor visto que las mujeres fumaran o bebiesen).

Como cualquier otra adicción, afortunadamente, es posible dejarla atrás y afrontar una nueva vida liberada de la distorsión y esclavitud que genera el abuso de estas sustancias. En DeLuna contamos para ello con los mejores especialistas y con todos los medios necesarios para que los pacientes de este tipo de adicción puedan superarla con los tratamientos más adecuados, ya sean ambulatorios, casas de medio camino o incluso residenciales. Igualmente, prestamos apoyo a las familias para que el entorno del adicto contribuya a superar el problema.